Uso de la cera y miel de abejas en la Edad del Bronce

Contenidos

El estudio trata de un tipo específico de mortero cilíndrico identificado entre varios miles de herramientas macro políticas estudiadas hasta ahora para la Edad del Bronce argárica

El uso de la cera y miel de abejas en la Edad del Bronce como alimento energético alternativo en la Edad del Bronce  (2200-1550). AEC) en el sureste de la Península Ibérica arroja sorprendentes muestras de la interacción del hombre con las abejas

Herramientas macro-líticas en la Edad de Bronce

La combinación de análisis petrográficos, tecnológicos, de uso y de residuos ha permitido demostrar que estas herramientas se utilizaron para procesar cera de abeja y productos grasos de origen animal, probablemente con fines de subsistencia. Más información de la cera de abejas aquí

Además de proporcionar un rastreador arqueológico fácilmente reconocible de la apicultura, estos resultados también completan nuestra comprensión de la organización económica de El Argar. 

 

Cera de abejas en la Edad del Bronce

Igualmente, la combinación de análisis petrográficos, tecnológicos, de uso-desgaste y de residuos demostró que estas herramientas se utilizaron para procesar cera de abejas y productos grasos animales, probablemente con fines de subsistencia. 

Además de proporcionar un trazador arqueológico de la apicultura fácilmente reconocible, estos resultados también completan nuestra comprensión de la organización económica de El Argar. 

laminas de cera dentro de un canasto

Miel y carne como alternativas energéticas en la Edad de Bronce

Los datos revelan las producciones de miel y carne como importantes alternativas energéticas en tiempos de escasez nutricional dentro de una estrategia de subsistencia basada principalmente en el monocultivo de cebada. Hubo acceso socialmente diferenciado a ambos, miel y carne.

Paradójicamente, aunque se analizaron 130 recipientes procedentes de la Península Ibérica no se encontró resto alguno de cera. “Que no se haya encontrado no quiere decir que no se usara.

Es lógico pensar que las abejas también tenían un hábitat favorable para su desarrollo aquí desde el arranque de la agricultura peninsular, lo que ocurre en el 5500 aC”

Acceso al estudio:

 https://doi.org/10.1016/j.jasrep.2017.06.025

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S2352409X17300652?via%3Dihub

No te lo pierdas...
Suscríbete al boletín mensual para no perderte las novedades en nuestro blog y en la agenda de eventos
Cursos de Apicultura
Ayuda a que haya más polinizadores
Próximos eventos