Logo Ecocolmena cuadrado

¿Tenemos que rediseñar las colmenas para proteger a las abejas?

Tabla de contenidos

¿Debemos rediseñar nuestras colmenas para ayudar a las abejas melliferas a protegerse de enfermedades y del temido cambio climático? ¿Al disminuir el grosor de las paredes estamos sometiendo a las abejas a estrés de supervivencia?

Ecocolmena

Nuestra colmena más conocida en el mundo es la famosa colmena Langstroth, sin embargo, sus cualidades no han cambiado en más de 150 años. Sin embargo, el clima se ha modificado y las enfermedades han aumentado.

Los inviernos son más fríos y los veranos más calurosos, las maderas utilizadas más delgadas. Todo ello, modifica la humedad y temperatura dentro de la colmena, cambiando la homeostasis de la misma.

Según un estudio científico, nuestras colmenas modernas están «mal diseñadas» y estarían sometiendo a las abejas a una presión extrema para tratar de equilibrar las temperaturas y humedad dentro de la misma aumentando enfermedades como Nosema ceranae.

Además, se ha comprobado que el calor extremo disminuye la fertilidad de la reina. Entonces, ¿estamos incurriendo en un maltrato con nuestras abejas meliferas al no proporcionarles nidos o colmenas suficientemente aislado de las inclemencias del tiempo?

¿Cómo eligen las abejas su casa en un árbol en estado natural?

Primero debemos decir que las abejas en estado natural siempre buscarán las mejores características para enfrentar las condiciones ambientales externas y para termo regular la temperatura interna, así como el porcentaje de humedad y evitar la condensación. Podría decirse que el nido es parte de la abeja.

Debido a esto, el árbol o cavidad elegida reunirá características especiales tanto en grosor de la madera, cavidad o espacio del nido y pequeña entrada de piquera, cercano al agua y a los alimentos. Esto no solo las protege de las inclemencias del tiempo, además, las protege de fríos extremos y calores desbordados, mantiene la humedad necesaria para las crías y evita la condensación.

Los nidos naturales dentro de las cavidades de los árboles crean altos niveles de humedad en los que prosperan las abejas melíferas y evitan se reproduzca la Varroa.

nido de abejas en un arbol
Abejas en un tronco de arbol

¿Qué constituye el aislamiento en apicultura?

Cualquier material que cause una diferencia de temperatura, reducciones en el área de superficie y reducciones en el metabolismo se ha denominado «aislamiento».⁠ Este y otros usos cualitativos difieren de la definición cuantitativa más precisa de aislamiento, es decir, factor de aislamiento térmico o valor R; la relación entre la diferencia de temperatura y la tasa de transferencia de calor por unidad de área (flujo de calor)

Varroa destructor y la colmena como agente propagador

Los apicultores hemos propagado por el mundo el ectoparásito Varroa destructor y nuestras abejas nunca convivieron con este parásito. ¿Pueden nuestras colmenas ser una causa para su propagación y la de otras enfermedades? ¿El Cambio Climático puede empeorar las condiciones dentro de la colmena complicando la supervivencia de las abejas? Según un estudio científico sí.

Abejas habitando un arbol, así ha sido durante millones de años

Nuestras colmenas contemporáneas

Claro está, que nuestras colmenas no se han modificado en 150 años, la pregunta es ¿Por qué no hemos diseñado colmenas que aíslen más a las abejas de las condiciones exteriores que han ido cambiando? Sabemos que uno de los grandes condicionantes para practicar la apicultura del futuro será el cambio climático, que someterá a calores extremos y bajas temperaturas, lo que obligará a las abejas a gastar mucha más energía en búsqueda del equilibrio del nido.

¿Están las abejas sometidas a un estrés constante por mantener la temperatura ideal para su cría? Si es así, ¿Cómo perjudicará a la apicultura el no disponer de colmenas lo suficientemente térmicas para enfrentar los bruscos cambios de temperatura?

Manto invernal de abejas aísla al núcleo del grupo

«Esto ha fomentado la agrupación forzada, debido al uso predominante por parte de los apicultores de colmenas con aislamiento inadecuado y, en América del Norte, refrigeración.

Esto a menudo se considera un proceso benigno o incluso necesario, y la apicultura y la investigación académica consideran estas condiciones de pérdida extrema de calor, en comparación con el hábitat natural de las abejas, como naturales y normales.

Mediante el uso de correlaciones de materiales porosos, análisis de hallazgos previos y un modelo de un grupo dentro de una colmena en un paisaje que implementa convección, conducción y radiación, mostramos que una colonia de abejas aumenta en conductividad térmica, en la transición del pre-grupo al manto denso. , por un factor de aproximadamente 2, y el valor R del aislamiento puede disminuir en más de 11.

La agrupación no es benigna

Estos resultados muestran que el manto no actúa como aislamiento y que la agrupación no es benigna, sino que es una reacción de comportamiento evolutiva ante una amenaza existencial que produce un aumento del frío y del estrés por esfuerzo.

Por lo tanto, es necesario revisar la actitud hacia el agrupamiento forzado, es decir, provocar deliberadamente un comportamiento de supervivencia estresante, ya que el estrés forzado evitable sobre los animales puede considerarse cruel.»

abejas anidando en estado silvestre
Abejas con anidando en estado silvestre

Fenotipo extendido

La vida de las colonias de abejas está íntimamente ligada a su hogar. Podemos ver esto por las sofisticadas forma en que las abejas eligen nidos del tamaño y propiedades correctas y lo duro que trabajan para modificarlos.

De hecho, el nido puede verse como parte de la propia abeja melífera, un concepto que en biología se conoce como fenotipo extendido, que se refiere a todas las formas en que los genes de una criatura afectan al mundo.

Los nidos permiten a las abejas ajustar de manera similar su entorno, controlando el flujo de dos fluidos (aire y vapor de agua) más algo que actúa como fluido: El calor

Las abejas melíferas seleccionan un hueco de árbol con una entrada en la parte inferior que hace que sea menos probable que escape el aire caliente que se eleva dentro del nido. Luego lo modifican aplicando un sellador bacteriano retardador de vapor de resina de árbol sobre las paredes interiores y los pequeños agujeros o grietas.

Esto evita aún más cualquier fuga de aire caliente y ayuda a mantener el nivel adecuado de vapor de agua.

Dentro del nido, las abejas construyen un panal que contiene miles de celdas, cada una de las cuales, proporciona un microclima aislado para el crecimiento de larvas (abejas, bebes) o la producción de miel.

Abejas en un tronco de árbol
Abejas en una colmena natural en el hueco de un arbol

¿Son nuestras colmenas diseños antinaturales?

«A pesar de la importancia de los nidos para las abejas melíferas, las colmenas que construimos se parecen poco y tienen pocas de las propiedades de los nidos naturales de los árboles con los que evolucionaron las abejas melíferas europeas.

En el siglo XXI, todavía utilizamos colmenas diseñadas en la década de 1930 y 1940 basadas en ideas de la década de 1850, los nidos naturales no fueron estudiados científicamente hasta 1974 y la investigación sobre sus propiedades físicas no comenzó hasta 2012.»

apicultora y colmenas
Apicultora revisando sus colmenas convencionales

Colmenas naturales versus artificiales

Las colmenas artificiales son achaparradas y cuadradas (por ejemplo, de 45 cm de altura) construidas con madera delgada (menos de 2 cm de espesor) con grandes entradas (alrededor de 60 cm) y, a menudo, grandes aberturas de malla de alambre del suelo sanitario.

Fueron diseñadas para ser económicas y para que los apicultores pudieran acceder fácilmente a las abejas y extraer la miel. Al ser trashumantes se fue suprimiendo el grosor de la madera para alivianar peso.

Troncos huecos

La naturaleza nunca se equivoca

La evolución nos ha enseñado que la naturaleza hace las cosas de forma perfecta, ciertamente los humanos nos esforzamos por realizar las cosas lo mejor posible, pero no siempre nos da el resultado que queremos, sobre todo considerando que en la apicultura dependemos de innumerables factores externos.

No tenemos límites a la hora de rediseñar los modelos que contendrán a las abejas de la apicultura del futuro, sin embargo, debemos hacer más hincapié en observar las condiciones climáticas que enfrentaremos en un futuro muy cercano.

Diseñar la colmena perfecta y segura será una tarea que no solo estará esperando ser diseñada por apicultores, también tendrán que participar, ingenieros científicos y quien quiera que las abejas estén lo mejor posible. Finalmente, es una responsabilidad que nos atañe a todos, pues la polinización es un tema transversal.

Es bueno que las abejas vuelvan a sus nidos naturales

Primero, para que las abejas vuelvan a sus nidos naturales es necesario preguntarse, ¿hay suficientes árboles y biodiversidad para que las abejas encuentren nidos? ¿Dejamos enjambrar a las abejas lo suficiente para que la selección natural haga lo suyo? Si la teoría Darwiniana funciona, debiese ser razón suficiente para creer que nuestras abejas en algún momento podrán defenderse del temido acaro Varroa.

Las trabas que ponemos a la naturaleza

Aquí nos encontramos con dos problemas relevantes, los antiguos nidos de las abejas estaban en grandes árboles ahuecados. Árboles, que hoy en día no existen pues han sido talados, por lo tanto, a las abejas les costaría cada vez más en contar un hogar natural.

Por otro lado, los apicultores impedimos a toda costa que nuestras abejas enjambren. Buscamos y reproducimos abejas con genética poco dada a enjambrar. Olvidamos que la enjambrazón no solo es su modo de reproducción, sino también un mecanismo de supervivencia…

Claro está, visto del lado ganadero, sería una perdida constante el dejar enjambrar a nuestras abejas, pero díganme ustedes que no sería una felicidad que uno de esos enjambres tuviera en algún momento una evolución a la defensa de la Varroa.

Si no permitimos que nuestras abejas enjambren y vuelvan a su estado natural, difícilmente tendremos una solución para la Varroa y quedaremos eternamente atrapados con los medicamentos y con las abejas cada vez más debilitadas.

Te sugerimos leer tambien: Cambio Climatico, abejas sin alimentos

Firma Articulo tecnico de Ecocolmena
Autor
Manzano, Jesús. Experto en "Ciencia detrás del comportamiento de las abejas" (2022). Manual de Apicultura en Sistemas de Producción Ecológica (4a. ed.). España, Guadalajara: Ecocolmena. Profesor de apicultura y perito judicial en apicultura - Socio fundador de Ecocolmena

Autor

Manzano, Jesús. Experto en «Ciencia detrás del comportamiento de las abejas» (2013). Autor del Manual de Apicultura en Sistemas de Producción Ecológica (4a. ed.). España, Guadalajara: Ecocolmena. Profesor de apicultura y perito judicial en apicultura – Socio fundador de Ecocolmena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda a que haya más polinizadores
Cursos de Apicultura
También en el blog

Otros artículos que te recomendamos