Lo que las abejas me enseñaron – relato I

Contenidos

Les contaré lo que las abejas me enseñaron durante los años en que conviví con ellas en mi niñez, hace muchos años, cuando mis padres me llevaban a la granja de mis abuelos en esos largos y calurosos días de verano.

Lo que las abejas me enseñaron en mi niñez junto a mi abuelo apicultor han permanecido a lo largo de mi vida. Mi abuelo, se jactaba de tener un pacto con las abejas.

Él, las cuidaba y dejaba sus despensas llenas de miel y ellas se comportaban mansas y tranquilas (…) y a decir verdad muchas veces pensé que realmente era así. La apicultura siempre fue un oficio solitario y de gente campesina y mi abuelo dedicaba mucho tiempo en los apiarios.

Las conocía muy bien, por lo tanto, yo creía todo lo que me contaba de ellas.

Lo que las abejas me enseñaron

Nunca vi traje alguno que lo protegiera, salvo un viejo sombrero que usaba para cuidarse del arduo sol mientras trabajaba. Les hablaba o cantaba mientras manipulaba sus cuadros como quien habla o canta a niñas pequeñas y sus movimientos eran lentos y delicados como si estuviese sosteniendo un cristal muy caro.

blank

Los seres más sensibles de la tierra

Decía, que las abejas eran los seres más sensibles de la tierra y llevaba toda la vida conocerlas bien. En la comarca, todos lo admiraban y esperaban con ansias el tiempo de la cosecha.

Antes de esta tarea, daba a las abejas miel con melisa, decía que era para que no se alterarán el día de cosechar. Y se iba con su ahumador cargado de hierbas medicinales, orégano, laurel, romero, lavanda, tomillo eucaliptus…El decía que las hierbas curaban malestares de las abejas igual que en los humanos.

Ahumador viejo

Una vez, lo vi cargar una colmena con abejas… parecía un encantador, con su puro en la boca, con sus zumbonas habitantes tras él, un atardecer teñido por un sol rojo que moría y él caminando tranquilo por el sendero.

Los recuerdos inolvidables de las abejas

Es el recuerdo más vívido y hermoso que tengo de ese hombre pequeño, humilde y grueso caminando con sus abejas como si su carga solo fuera algo que nunca hubiese estado separado de su espalda.

Mi abuelo. El viejo apicultor me dejó una hermosa herencia. Las abejas y un vínculo de respeto por estos pequeños seres que yo heredaré a mis hijos y nietos. Más historias aquí

©HistoriasDeAbejasEcocolmena
Lo que las abejas me enseñaron.
Propiedad Intelectual Ecocolmena España.

No te lo pierdas...
Suscríbete al boletín mensual para no perderte las novedades en nuestro blog y en la agenda de eventos
Cursos de Apicultura
Ayuda a que haya más polinizadores
Próximos eventos

blank