Un fungicida agrícola atrae a las abejas melíferas

Manzana roja con letrero envenenada y abejas
Contenidos

Un fungicida agrícola atrae a las abejas melíferas. Prefieren recolectar jarabe de azúcar mezclado con clorotalonil sobre jarabe de azúcar solo.

Es desconcertante saber que un fungicida agrícola atrae a las abejas melíferas después de que otros estudios relacionan los fungicidas con la disminución de sus poblaciones y de los polinizadores silvestres.

dados plateados con la palabra fungicidas

El estudio

Lamentablemente se encontró paralelismos entre el uso de clorotalonil y la presencia de Nosema bombi, un parásito fúngico, en abejorros. Su mayor uso también se relacionó con contracciones de cuatro especies decrecientes de abejorros.

Las abejas melíferas europeas tienen un repertorio muy limitado de enzimas desintoxicantes y la exposición compuestos potencialmente tóxicos, incluidos los fungicidas, puede interferir con su capacidad de metabolizar a otros.

tractor fumigando con fungicida agrícola

Daño de los fungicidas agrícolas

El fungicida solo mata a los hongos, pero los hongos están mucho más relacionados con los animales que con las plantas.

Las toxinas que interrumpen los procesos fisiológicos en los hongos también pueden afectarlos en los animales, incluidos los insectos.

Los científicos argumentan que las abejas pueden ser menos susceptibles a los productos químicos agrícolas de lo que sugieren los estudios porque pueden detectar sustancias químicas potencialmente tóxicas en el medio ambiente y evitarlas.

Pero un estudio de 2015 descubrió que las abejas melíferas europeas y al menos una especie de abejorro prefieren los alimentos mezclados con pesticidas neonicotinoides.

Fumigaciones de frutillas con fungicidas

Experimento

Para probar si las abejas melíferas que buscaban comida muestran una preferencia por otros químicos que probablemente encontrarían en la naturaleza, se instaló dos estaciones de alimentación en un gran recinto.

Las abejas melíferas forrajeras pueden volar libremente de un alimentador a otro, y pueden elegir recoger jarabe de azúcar mezclado con una sustancia con químico o jarabe de azúcar mezclado con un solvente como control.

fumigación de granados

Resultado del estudio

La respuesta de las abejas melíferas a nueve sustancias químicas que se producen de forma natural, tres fungicidas y dos herbicidas en diversas concentraciones.

Los ensayos revelaron que las abejas melíferas prefieren la quercetina química natural sobre los controles en todas las concentraciones evaluadas.

“Eso tiene sentido, porque todo lo que comen las abejas tiene quercetina. Hay quercetina en el néctar, hay quercetina en el polen, está en la miel, el pan de jengibre y es una señal confiable que las abejas usan para reconocer los alimentos”.

Las abejas también prefirieron el jarabe de azúcar mezclado con glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup de Monsanto, a 10 partes por billón, pero no en concentraciones más altas.

Y mientras las abejas evitaban activamente el jarabe que contenía el fungicida prochloraz, mostraron una leve preferencia por el jarabe de azúcar mezclado con clorotalonil a 0.5 y 50 partes por billón, pero no a 500 ppb.

“Las abejas no están evitando este fungicida, sino que están consumiendo más en ciertas concentraciones”.

tomates con frasco de fungicida, abejas y triangulo con cráneo de esqueleto

Los fungicidas agrícolas

Se encuentran entre los contaminantes más prevalentes de las colmenas de abejas melíferas, y es probable que ellas mismas traigan estos pesticidas a la colonia a través de la recolección de alimentos.

Si bien es desconcertante, las preferencias de las abejas para algunos productos químicos potencialmente tóxicos pueden ser el resultado de su historia evolutiva distinta.

Las recolectoras de miel están activas desde principios de la primavera hasta fines del otoño, y no existe una sola fuente floral para ellas toda la temporada.

Si no tienen un impulso para buscar algo nuevo, eso comprometerá seriamente su capacidad de encontrar la sucesión de las flores que necesitan. Los químicos no naturales podrían ser una señal para un nuevo alimento.Ver estudio aquí

manos sosteniendo frasco de fungicida

Conclusiones

Finalmente, la exposición a fungicidas interfiere con la capacidad de las abejas para metabolizar los acaricidas utilizados por los apicultores para matar los ácaros Varroa parasitarios que infesta las colmenas. La dosis determina el veneno

“Si su capacidad de metabolizar venenos se ve comprometida, entonces una dosis terapéutica puede convertirse en una dosis tóxica. Y eso parece ser lo que sucede cuando las abejas encuentran múltiples plaguicidas”.

No sabemos en qué grado afectan los polinizadores silvestres pues hay menos estudios del impacto ambiental, claro está que sufren el mismo estrés y declive de Apis melífera.

 

 

 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te lo pierdas...
Suscríbete al boletín mensual para no perderte las novedades en nuestro blog y en la agenda de eventos
Cursos de Apicultura
Ayuda a que haya más polinizadores
Próximos eventos